Gastronomía y turismo
Image default

Se destinan 604.000 euros a proyectos en países vulnerables afectados por la COVID-19

La consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, ha presidido esta mañana la reunión extraordinaria del Comité de Ayuda Humanitaria de Emergencia (CAHE), en la cual se ha aprobado un presupuesto de 604.000 euros, el cual irá destinado a subvencionar diferentes proyectos de índole humanitaria destinados a paliar las consecuencias de la COVID-19 en países vulnerables.

En todos los casos, se han priorizado los proyectos destinados a minimizar el impacto del virus en aquellos países menos favorecidos a nivel sanitario, económico y social. La consellera Rosa Pérez Garijo ha subrayado: «es imprescindible que miremos fuera de nuestras fronteras, donde la pandemia azota con mayor virulencia ante la falta de recursos».

En este sentido, la ayuda irá destinada a organizaciones como Cruz Roja quien atenderá iniciativas que reforzarán los sistemas públicos sanitarios a través de campañas de prevención y provisión de necesidades básicas en países como Ruanda.

La Fundación Proclade ayudará a familias afectadas por el agravamiento de la crisis sanitaria en la República del Congo; Amref Salud África dedicará el presupuesto a la contención del avance de la enfermedad en Senegal; la Asamblea de Cooperación por la Paz-País Valencià destinará los recursos a la mitigación de los riesgos de la infección y su impacto en el sistema público de salud en Níger, así como realizará acciones de emergencia en territorios palestinos.

Cesal se ocupará de la asistencia humanitaria en la población migrante venezolana afectada por la COVID-19 en Lima Este (Perú); Farmamundi ofrecerá apoyo al sistema de salud de la República del Congo también, para mejorar la capacidad de respuesta y prevención; y la Fundación Save the Children atenderá la situación de los refugiados sirios en Dohuk (Irak), con especial enfoque en la infancia.

Del total de la financiación, 500.00 euros han ido a cargo de la Generalitat, 59.791 euros a cargo de los ayuntamientos de València y Castellón y la Diputación de Castellón; y los 9.500 euros restantes han sido sufragados por el Fons Valencià per la Solidaritat, quien destina la ayuda a una iniciativa en Ecuador para la lucha contra la violencia de género y a un proyecto educativo contra la COVID-19 en Bolivia.